Este año junto a su proyecto “Antonio Monasterio Ensamble” obtuvo su primer galardón en la categoría “Mejor Artista Jazz Fusión” por su segundo álbum de estudio “Las Furias y el Mar”.

Por Comunicaciones EMMD/ Paula Prado

El profesor del taller de música latinoamericana de la EMMD menciona que el tópico central de este álbum es la observación de las violencias. Comenta que las ideas musicales fueron apareciendo en época de revuelta social en Chile el 2019 y otras en pandemia. “El contraste de pasar de exigir muchas cosas en la calle, con grados de violencia altísimos por todos lados, a pasar a un encierro también muy violento en nuestras libertades individuales, fue el contexto principal para que estas reflexiones se abrieran paso”.

Sobre qué significa ganar un premio Pulsar menciona: “Lo recibo con enorme gratitud y también se siente un poquito como una coronación a un proceso que fue bien intenso y largo. Un álbum de creación lenta en pandemia, luego el montaje con las dificultades de la vuelta. Además es una especie de hito culmine del álbum en relación a lo nacional.  También recibimos un reconocimiento por el festival We:know de Madrid; así que recibir un premio nacional y otro internacional es muy bello para nosotros. Mostramos este trabajo en Japón en una gira internacional, también en otras ciudades de Chile; entonces viene a culminar cómo hemos visto la recepción del público ante este trabajo y creo que es muy coherente recibir el reconocimiento este año”.

Como docente nos dio un consejo para los más jóvenes: “lo principal es trabajar y no solo automáticamente, si no que siempre estar colando en ese trabajo nuestra vida. Somos artistas antes que músicos y debemos ser capaces de cruzar reflexiones, ideas, pensamientos, que se transforme en nuestro arte”.

¡Muchas felicidades para Antonio y su Ensamble!